Comercio Exterior

En la actualidad, la mayoría de los países, incluyendo a México, han tomado la decisión de incorporarse al comercio internacional, promoviendo para ello la eliminación de las barreras al mismo. Lo anterior abre una serie de oportunidades para que los empresarios mexicanos amplíen sus mercados e incursionen en la exportación. Los empresarios que quieran empezar a exportar deben prepararse e informarse de todo lo que implica comercializar sus productos en el extranjero.

Como parte de los planes para reactivar la economía tras la crisis provocada por la pandemia de COVID-19 en México, el gobierno presentó el programa Ruta para Exportar, el cual está diseñado para ayudar a las pequeñas y medianas empresas (MiPyMEs) a exportar productos a un amplio mercado de países y continentes.

Si quieres saber cómo puedes aprovechar el programa Ruta para exportar y empezar a exportar tus productos a otros territorios, en este enlace podrás visualizar el programa:

https://mipymes.economia.gob.mx/exportar-2/ruta-del-exportador/

Pero y, ¿qué es la exportación?

La exportación es la venta y transporte de mercancías nacionales o nacionalizadas para su uso o consumo en el extranjero. Existen dos tipos de exportación establecidos en la legislación nacional: La definitiva y la temporal. Por un lado, la exportación definitiva se define en el artículo 102 de la Ley Aduanera como la salida permanente de mercancías. Por otro lado, la exportación temporal es la salida de mercancías del territorio para retornar posteriormente al país.

¿Por qué exportar?

En su nivel más fundamental, los individuos y las empresas deciden exportar debido a que existe una demanda de sus productos en un mercado extranjero. Esta demanda puede explicarse por alguna de las siguientes razones:

  1. Porque los bienes sujetos de exportación no existen en el mercado destino.
  2. Porque los productores nacionales son más competitivos en la producción de un bien que el del país extranjero, y por lo tanto representan una mejor opción en precio para el consumidor final.
  3. Los consumidores buscan mayor variedad y calidad en los bienes que consumen. Motivo por el cual, un comprador puede elegir adquirir un producto extranjero sobre uno nacional de un precio similar, pero con diferencias y características significativas en el contenido.

Bajo este esquema, la mayoría de los países se han vuelto interdependientes en la economía globalizada de hoy en día, dando paso a la obsolescencia del modelo de economías “autosuficientes”. De ahí la razón de que se estén formando bloques económicos por medio de tratados de libre comercio y mercados comunes. Esto abre para las empresas una amplia gama de oportunidades a través de la exportación; sin embargo, es importante que estén atentas a los cambios en los mercados. La tecnología les ofrece la posibilidad de conocer, de manera inmediata, el comportamiento de las variables económicas de los diferentes países y de sus consumidores, así como sus requerimientos, lo cual posibilita responder de manera efectiva y expedita a sus necesidades.

Y, ¿qué ventajas tendría para mi empresa exportar productos?

  • Mejora de la competitividad e imagen de la empresa.
  • Mayor estabilidad financiera de las empresas por flujos en otras divisas.
  • Mejor aprovechamiento de la capacidad instalada de producción.
  • Aumento de ingresos por mayores volúmenes de venta
  • Acceso y diversificación a nuevos mercados.

RECOMENDACIONES PARA EL FUTURO EXPORTADOR

El futuro exportador habrá de considerar los siguientes elementos fundamentales que forman parte de cualquier negocio que pretenda establecer relaciones de largo plazo y generar utilidades:

  • Conocer el proceso productivo.
  • Conocer el marco legal aplicable al producto que pretende exportar.
  • Cumplir con exactitud todo lo que se pacte en materia de precio, calidad, tiempo de entrega, remisión de documentos y forma de pago, entre otros.
  • Cuidar que las muestras sean representativas del producto que se va a exportar. (Es un error remitir las mejores piezas si no son representativas del embarque).
  • Dar flexibilidad y rapidez a la toma de decisiones, mantener comunicación constante con el cliente, y ofrecer los servicios de posventa.
  • Involucrar a toda la organización en el proceso de exportación, esto es producción y ventas.
  • Realizar un adecuado análisis financiero, de manera que la exportación sea el negocio esperado.
  • Cumplir con las normas técnicas y las certificaciones requeridas en el mercado destino.
  • Estar atento y realizar los cambios que el proceso logístico exige, por ejemplo el transporte.
  • Contar con esquemas de promoción adecuados al mercado, principalmente presencia en internet, con página web en varios idiomas.

Recuerda que en Facture App contamos con todo lo necesario para cumplir con los requerimientos de exportación con nuestro Complemento de Comercio Exterior. ¡Conócelo!

Tu necesitas hacer crecer tu negocio.
Tu empresa necesita Facture App.